Buscar

Dando puntadas

Traducción y programación



traducción y programación

Una historia de amor basada en hechos reales

 

Antes de ir a la universidad, estudié FP. Sí, el instituto al que iban las balas perdidas a hacer tiempo hasta tener edad para trabajar. Pues no, también había gente, como yo, los empollones de la EGB, que decidimos prepararnos para una profesión porque aún no sabíamos si queríamos estudiar una carrera universitaria.

En mi instituto había tres ramas de estudios de FP: administrativo, electricidad y artes gráficas. En esa época, por lo general, las chicas estudiaban administrativo y los chicos electricidad. Si eras administrativa, tenías muchas papeletas para que tu primer amor de la adolescencia fuera un electricista.

Como yo seguía siendo una empollona en el instituto, nunca tuve un novio electricista. Ni de artes gráficas. Simplemente no estaba yo por la labor de ennoviarme.

En el mes del amor por excelencia, me gustaría hablar de dos almas gemelas que, por mucho que intenten separarlas, saben que su destino está unido de por vida.

Nuestras protagonistas son la traducción y la programación.

Ambas especialidades dependen la una de la otra para que un producto pueda funcionar en cualquier lugar del mundo.

Cuando desarrollamos un software, una página web o una aplicación móvil, aunque aún no sepamos si se utilizará otro país, tenemos que tener en cuenta que el código debe permitir la adaptación a distintos idiomas y convenciones lingüísticas. Esa adaptación del código, que recibe el nombre de internacionalización, es un paso previo a la localización de software, que consiste en traducir y adaptar un producto a las convenciones lingüísticas y culturales de un idioma y de un país.

Entre esas adaptaciones, podemos destacar las siguientes:

internacionalización de código

La internacionalización, una fase necesaria antes de la localización. Imagen de Jan Cavan.

La internacionalización del código es un paso necesario para poder adaptar una página web o un software a otro país.

Si no tenemos todos estos aspectos en cuenta antes de traducir un software, una tienda en línea o una aplicación móvil, las consecuencias son claras:

Si el producto no está bien adaptado al país y a la cultura de destino, el usuario no lo percibe igual. Es más, puede sentir que no estás respetando su cultura. Esa percepción negativa por parte del usuario afecta a la imagen de la marca en el país de destino y puede afectar a las ventas del producto en ese país.

Por todos estos motivos, no podemos separar a la programación de la traducción. Son dos figuras clave en el desarrollo de cualquier producto que se quiera vender en otros países.

La traducción y la programación se quieren, se necesitan y están condenadas a estar juntas, por mucho que el fantasma de la reducción de costes se empeñe en separarlas.

En cuanto a mí… Me apliqué el cuento tan bien, que conocí a un programador hace 12 años y acabé casándome con él 😉.

¡Hasta la próxima entrada!

Alicia




Alicia González, traductora de español

Alicia González López

¡Hola! Me llamo Alicia y soy traductora especializada en localización de software, páginas web y marketing. Tras 15 años trabajando para otros, me he liado la manta a la cabeza y he fundado mi propia empresa, Prêt-à-translate. Igual que el mismo vestido no sienta bien a dos personas, la misma traducción no vale para todo. ¡Viva el contexto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Prêt-à-translate T. (+34) 606 721 782Aviso legalPolítica de privacidadPolítica de cookies