Dando puntadas

Propósitos de Año Nuevo en traducción



Propósitos de año nuevo en traducción

¡Te ayudaré a cumplirlos!

 

Igual que nunca es tarde para desear feliz Año Nuevo a alguien a quien todavía no has saludado (aunque lleves ya tres semanas enfrascado en tu rutina tras las fiestas navideñas), nunca es tarde tampoco para cumplir tus propósitos de año nuevo. ¡Aunque lo hagas en junio! Lo importante es cumplirlos.

Hoy no te voy a hablar de dietas, de gimnasios ni de dejar de fumar, sino de propósitos de Año Nuevo relacionados con la estrategia internacional de tu empresa.

El año pasado publiqué esta imagen en mis redes sociales:

Propósitos de año nuevo en traducción. Traducir mi página web, traducir mi tienda en línea, traducir mis contenidos

Si alguno de estos propósitos aparece en tu lista, aquí te dejo algunos consejos para que se cumplan con éxito a la primera.

Traducir tu página web

Si has decidido que 2019 sea el año en el que tu página web cruce los Pirineos, el charco, o que esté disponible para los habitantes del país del fado, ten en cuenta algunos aspectos básicos:

  1. Revisa tu contenido y decide si es necesario traducirlo todo o si hay ciertas secciones que crees que no vas a necesitar en las versiones localizadas de tu web.
  2. Cuando hayas decidido qué contenido quieres traducir, asegúrate de que no haya errores ortográficos o de redacción que puedan afectar al mensaje que quieres transmitir. Observa también si hay algún contenido muy relacionado con la cultura local que pueda ser difícil de transmitir a otra cultura y que haya que explicar al traductor para que lo adapte bien.

Traducir tu tienda en línea

Una tienda en línea no deja de ser una página web, así que los dos consejos que te acabo de dar para la localización de páginas web también te servirán para la localización de tu tienda en línea, pero hay más cosas que debes tener en cuenta:

  1. Cuando decidas a qué países quieres vender tus productos, asegúrate de incluir en tu web todos los métodos de pago y envío habituales en dichos países.
  2. Revisa tu catálogo de productos; puede que algunos no tengan salida en ciertos países y no te interese localizar esas páginas. Además de ahorrar costes de traducción, tu tienda en línea internacional será mucho más atractiva y útil para tus visitantes si solo ofreces los productos que estén disponibles en sus países.
  3. El contenido generado por el usuario es más útil que el generado por las marcas. Traduce los comentarios de tus clientes sobre tus productos, ayudarás a que tus clientes internacionales tomen decisiones bien fundadas.
  4. Revisa los listados de países, ciudades o regiones que aparezcan en los formularios de tu tienda. Un error muy frecuente es traducir esos nombres y no reordenar los listados alfabéticamente. Por ejemplo, Reino Unido, United Kingdom, Royaume UnitVereinigtes Königreich ocuparán posiciones distintas en los listados de países de tus páginas web en español, inglés, francés o alemán. Si no reordenas esos listados producirás confusión y desconfianza entre tus clientes, pues les harás perder el tiempo.

Traducir tus contenidos

Aunque a veces nos sintamos un poco saturados, el marketing de contenidos sigue siendo una buena herramienta para mejorar tu visibilidad, dirigir tráfico a tu web o a tu tienda en línea y conectar con tus clientes. Por tanto, contar con perfiles específicos para tus países de destino es una buena manera de destacar entre la competencia.

  1. No todas las redes sociales tienen el mismo éxito en todos los países, investiga cuáles son las más adecuadas para tu público internacional y abre perfiles únicamente en las que te interesen.
  2. Crea un calendario de publicaciones para cada país. Aunque hay fechas clave que son comunes en muchos de ellos, hay otras que tienen fechas específicas. Publicar cosas a destiempo puede ser contraproducente.
  3. Asegúrate de que tus imágenes reflejen el espíritu y los valores de tu marca, pero también los de tus clientes y usuarios. Algunas imágenes pueden resultar ofensivas en otros países, así que ten cuidado con lo que publicas.
  4. Un blog es, dentro de una página web, una de las secciones que más aumenta el recuento de palabras y, por tanto, los costes de traducción. Si optas por traducir tu blog, decide qué artículos son los más interesantes para cada país. Como en la moda, la opción de talla única no siempre es la mejor.

Espero que estos consejos te sirvan para empezar a dar forma a tu estrategia de traducción para este año y que te ayuden a cumplir tus propósitos de Año Nuevo. Tenemos todo el año para hablar de ellos, así que te invito a que te des una vuelta por Dando puntadas de vez en cuando, porque es posible que los trate en más detalle en próximos artículos.

¡Hasta la próxima entrada!




Alicia González, traductora de español

Alicia González López

¡Hola! Me llamo Alicia y soy traductora especializada en localización de software, páginas web y marketing. Tras 15 años trabajando para otros, me he liado la manta a la cabeza y he fundado mi propia empresa, Prêt-à-translate. Igual que el mismo vestido no sienta bien a dos personas, la misma traducción no vale para todo. ¡Viva el contexto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Prêt-à-translate T. (+34) 606 721 782Aviso legalPolítica de privacidadPolítica de cookies