Dando puntadas

Localización en startups



localización en startups

Un evento de Women in Localization

 

El pasado 4 de abril tuve el honor de participar en una mesa redonda sobre localización en startups. El evento estuvo organizado por Women in Localization Catalunya, una asociación internacional que fomenta el desarrollo profesional de las mujeres en el sector de la localización y la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en este sector.

Estuvo patrocinado por Bureau Works, que nos invitó a unos magníficos vinos y pinchos tras el evento.

La mesa estuvo moderada por Eva Oliva, directora de Cuentas en Lionbridge, y compartí mesa con Viktória Farsang, gestora de proyectos de localización en Glovo, Jérémie Mairesse, VP de Producto en Job and Talent y Yuka Ghesquière Nakasone, directora de Globalización y Localización en Beabloo.

A continuación te explico algunos de los temas que tratamos en esta charla.

¿Qué es una startup? ¿Cuándo y cómo decide localizar sus productos una startup?

Para contextualizar este panel, Eva definió una startup como una empresa que se caracteriza por tener un alto componente tecnológico y buscar un crecimiento muy rápido. A veces coincide con una empresa pequeña, pero no tiene por qué ser así siempre.

Para crecer rápidamente, una startup tiene que ser global desde su creación. Los productos tienen que estar desarrollados pensando en que van a ser localizados, es decir, tienen que estar internacionalizados. Así se evitan errores durante la fase de localización que ralentizan el lanzamiento del producto en otros países.

Por mi experiencia, muchas startups abordan la localización de manera reactiva, no proactiva. Traducen sus productos porque tienen un posible socio o inversor en otro país, porque han detectado demanda de su producto en ese país o porque van a un congreso y quieren tener una muestra del producto en otro idioma. A menudo hacen la localización del software de manera interna (empleados extranjeros o que conocen el idioma) o a través de socios o distribuidores en los países de destino (que tampoco son traductores) y confían la traducción de los materiales de marketing a profesionales.

Hay empresas que deciden lanzarse a todos los mercados a la vez, mientras que otras no entran en otro país hasta que se han consolidado en uno. En Job and Talent abren una oficina en cada país en el que trabajan y la localización de su producto depende en gran medida de las leyes laborales de cada sector. Por este motivo no deciden traducir a otro idioma hasta que pueden ofrecer trabajo en ese país. Cuando se implantan en un mercado, hacen una primera versión con traductores externos, pero las actualizaciones y la localización de las campañas de marketing se hacen de manera interna, con empleados de lengua materna, pero que no son traductores.

Aunque nosotros somos muy conscientes de la importancia de la localización, lo cierto es que en muchas empresas todavía es una materia bastante desconocida. Tal como explicó Yuka, la localización es un área transversal que afecta prácticamente a todos los departamentos de la empresa. Por tanto, no se puede limitar al departamento de Desarrollo del producto o de Marketing; la localización tiene que ser un departamento independiente, directamente debajo de Operaciones, para poder estar pendiente de todas las áreas que pueden necesitar localización, desde el desarrollo del producto hasta todo el cumplimiento de normativas, como el RGPD. Así es como lo han decidido en Beabloo.

mesa redonda sobre localización en startups, con Women in Localization

Aaron Schliem de Bureau Works presenta su empresa a los asistentes

¿Es importante el presupuesto a la hora de abordar la localización en una startup?

Cualquier empresa, grande o pequeña, necesita contar con dinero suficiente para invertir en localización. Nosotros lo vemos como una inversión, pero es difícil convencer al responsable financiero de los beneficios de la localización si no les mostramos cifras que lo avalen. Sin embargo, como comentaron Yuka y Jérémie, es difícil crear casos de ejemplo para una startup, principalmente por lo rápida que tiene que ser la toma de decisiones en estas empresas. Lo que sí está claro es que, a pesar de que en el sector tecnológico se utilice el inglés como lengua vehicular, es más fácil fidelizar al usuario si se ofrece el contenido en su idioma. La traducción genera confianza.

¿Cómo se trabaja la calidad de la traducción en una startup?

A la hora de garantizar la calidad, las empresas trabajan con revisores en el país de destino, que evalúan el producto como usuarios. Sin embargo, como explicó Viktória, estos revisores no siempre conocen el producto tanto como el traductor que ha estado trabajando meses en él, por lo que puede que esa evaluación no sea del todo eficaz.

A medida que una startup crece, se va dando cuenta de que es mejor dejar la traducción a los profesionales y así se puede dedicar a sus tareas principales. Su personal interno ni tiene tiempo ni tiene los conocimientos lingüísticos y culturales que tiene un traductor para ofrecer una traducción que se perciba como un original.

La comunicación con los traductores es esencial para garantizar la calidad en la traducción. Sí, parece una obviedad, pero como pudimos ver con otros traductores que asistieron al evento, esto no siempre es tan evidente para las empresas que solicitan servicios de traducción, sean startups o empresas consolidadas.

mesa redonda sobre localización en startups, con Women in Localization

Patricia Paladini, presidenta de Women In Localization Catalunya, nos habla sobre la asociación

¿Qué importancia tiene la automatización en una startup?

Hoy en día, todas las empresas, con independencia de su tamaño, automatizan parte de sus tareas. Es normal y es necesario para reducir costes y agilizar procesos. Cada vez hay más plataformas que permiten a traductores y clientes estar en contacto directo sin necesidad de contar con una agencia de traducción. Sin embargo, esto no siempre es útil para todas las empresas. En mi caso, cuando una empresa no cuenta con un responsable interno de localización, yo misma, además de ser la traductora principal para mi idioma, actúo como gestora del proyecto y asesora de localización para el cliente.

Del mismo modo, la traducción automática tampoco es útil para una empresa que tiene una aplicación de 500 palabras y que lanza una actualización pequeña muy de vez en cuando. No todas las startups son iguales ni todos los productos son iguales, por lo que las estrategias de automatización y reducción de costes se tienen que evaluar individualmente.

Las plataformas de localización han permitido agilizar el proceso y dejar de trabajar con hojas de Excel y archivos de Word. Se han reducido algunos problemas de localización gracias a programas que realizan una evaluación del nivel de internacionalización del software, pero los problemas culturales que implica la localización siguen siendo importantes.

Por ejemplo, para uno de mis clientes, traduzco nombres de álbumes de fotos para una aplicación móvil. El pasado mes de noviembre teníamos un álbum de fotos de Acción de Gracias, pero esta fiesta no se celebra en España. Por tanto, tuve que asesorar a mi cliente y pensar en otro tipo de álbum que podíamos utilizar en ese mes. Ese nivel de detalle cultural es algo que la traducción automática todavía no ha conseguido alcanzar.

Como ves, hablamos de muchas cosas, ¡y nos quedaron muchas otras en el tintero! Quizá sirva para hacer una segunda parte, en la que estaré encantada de participar 😉.

Quiero dar las gracias a Women in Localization y a su presidenta, Patricia Paladini, por invitarme y poder hablar de mi experiencia como traductora en el campo de la localización y como empresaria con Prêt-à-translate, y a Javier Díaz Fernández-Carvajal, por hacer las fotos y organizar la comida anterior al evento y la quedada de después.

Y si tienes una startup y estás pensando en dar el salto internacional, ¡saltemos juntos! Escríbeme y cuéntame qué necesitas.

¡Hasta la próxima entrada!




Alicia González, traductora de español

Alicia González López

¡Hola! Me llamo Alicia y soy traductora especializada en localización de software, páginas web y marketing. Tras 15 años trabajando para otros, me he liado la manta a la cabeza y he fundado mi propia empresa, Prêt-à-translate. Igual que el mismo vestido no sienta bien a dos personas, la misma traducción no vale para todo. ¡Viva el contexto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Prêt-à-translate T. (+34) 606 721 782Aviso legalPolítica de privacidadPolítica de cookies