Buscar

Dando puntadas

La revisión, una fase indispensable



Una taza de café, unos clips y unos cuadernos y lápices para ilustrar que la revisión es una fase indispensable en cualquier proyecto de traducción

Revisa tus traducciones y evita sorpresas desagradables

Tecnología. Innovación. Eficacia. Eficiencia. Rentabilidad. Métricas. Conversión.

Estas son algunas de las palabras que han revolucionado prácticamente todos los sectores en la última década, y el sector de la traducción no ha sido una excepción.

Sin embargo, conseguir una traducción de calidad es mucho más sencillo de lo que nos pensamos.

Vivimos en un mundo tan competitivo que queremos ser los primeros en todo, pero, como dice el refrán, las prisas no son buenas consejeras.

Vamos a verlo con un ejemplo muy sencillo.

Hace unos días, una compañera traductora me pidió presupuesto para revisar una traducción de una página web de inglés a español de España que le había mandado un cliente.

Eché un vistazo al texto y, a priori, no me pareció que estuviera excesivamente mal. Había cosas que pulir, pero pensé que no sería un trabajo muy complicado.

Sin embargo, el cliente no aceptó el presupuesto, pues no veía necesario pagar por este servicio.

Mi compañera le comentó las ventajas de revisar la traducción antes de publicar la web en español y parece que fue muy convincente, porque al final el cliente accedió.

Así que me puse a revisar, y estos fueron algunos de los errores que encontré:

Tras ver el texto y los cambios, mi compañera y yo llegamos a la conclusión de que este trabajo no lo había hecho un traductor profesional. El lenguaje técnico no estaba del todo mal, pero había signos evidentes de que esa persona no contaba con los conocimientos lingüísticos necesarios para hacer una buena traducción.

¿Te imaginas qué habría ocurrido si se hubiera publicado sin revisar?

Al final, mi compañera quedó muy contenta con mi trabajo y espero que su cliente también.

Esta historia nos enseña un par de lecciones importantes:

  1. En muchas empresas, la traducción se considera una tarea secundaria que puede hacer cualquier empleado. Trabaja con traductores profesionales y deja que tus empleados se dediquen a tareas más productivas y que seguramente les resulten más agradables.

No te dejes aconsejar por las prisas. Dedica a cada tarea el tiempo que merece y no tomes atajos. ¿Necesitas ayuda para revisar tus traducciones? Escríbeme.

¡Hasta la próxima entrada!




Alicia González, traductora de español

Alicia González López

¡Hola! Me llamo Alicia y soy traductora especializada en localización de software, páginas web y marketing. Tras 15 años trabajando para otros, me he liado la manta a la cabeza y he fundado mi propia empresa, Prêt-à-translate. Igual que el mismo vestido no sienta bien a dos personas, la misma traducción no vale para todo. ¡Viva el contexto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Prêt-à-translate T. (+34) 606 721 782Aviso legalPolítica de privacidadPolítica de cookies