Buscar

Dando puntadas

Conoce a mis compañeras (I)



Imagen que ilustra el artículo Conoce a mis compañeras

Amel Mokdad, traductora e intérprete de español, inglés, árabe y francés

Conocí a Amel hace unos años en un encuentro de traductores al que asistí con mi amiga Eva. Por aquel entonces, yo no pensaba que acabaría trabajando como autónoma y que contaría con ella para las traducciones hacia francés.

Como dice la canción, la vida te da sorpresas, y para mí la sorpresa ha sido conocer a una compañera tan profesional y con la que da gusto trabajar como Amel.

Argelina de nacimiento y malagueña de adopción, te invito a conocerla en esta breve entrevista.

¿Cuánto tiempo llevas en España? ¿Has vivido en otros países?

Vine con mi familia hace ya 23 años. Habíamos vivido principalmente en Argelia y un tiempo en Francia (más tarde me fui un año de Erasmus a Londres). Huyendo de la década negra argelina, mis padres eligieron Málaga por sus similitudes con nuestra ciudad de origen y ha sido todo un acierto.

¿Cómo llegaste al mundo de la traducción?

Tenía unos quince años cuando decidí que lo mío sería la traducción. Por aquel entonces, ya llevaba un par de años traduciendo poemas de español a francés y viceversa en mi tiempo libre, me divertía tanto que lo tuve muy claro: de mayor sería traductora.

En cuanto a la interpretación, era algo que ya había empezado a practicar desde los trece años cuando mi familia francesa y argelina venía a visitarnos a España y yo actuaba de intérprete entre mis tíos y las dependientas, entre mis primos y mis amigos…

Más tarde, cuando terminé el máster y la carrera de Traducción e Interpretación, hice todo lo que pude para poder vivir de mi pasión.

¿Cuáles son tus campos de trabajo?

En traducción, trabajo principalmente con textos jurídicos y transcreaciones para empresas de moda, publicidad y marketing.

En interpretación, los temas varían mucho en función del evento (técnicos, científicos, turísticos, artísticos…) y es algo que siempre requiere mucha preparación y lectura previa. Trabajo principalmente con la interpretación simultánea y consecutiva para museos, congresos, conferencias de todo tipo y reuniones de empresas. También colaboro con despachos de abogados interpretando en juicios y con administraciones de fincas en la Costa del Sol, interpretando en reuniones de comunidades de propietarios.

Amel Mokdad in an interpreting booth
Amel en una cabina de interpretación

¿Te relacionas más con españoles o con gente de otros países?

Hoy en día tengo amigos de diversas nacionalidades con los que tengo la suerte de poder practicar mis cuatro idiomas de trabajo, pero con mis amigas íntimas hablamos francés y español, puesto que estudiamos juntas en el liceo francés de Málaga.

¿Cómo te influye el idioma y la cultura española en tu trabajo como traductora hacia francés? ¿Qué haces para no perder fluidez en tu lengua materna?

En mi trabajo como traductora de francés, el idioma y la cultura española no han hecho más que enriquecer mis conocimientos y ampliar mis perspectivas.

Cuando era niña, pasé por una etapa en la que utilizaba tanto galicismos como hispanismos pero con el paso de los años, ese uso se ha hecho cada vez menos frecuente. Lo cierto es que aparte de leer en francés y traducir hacia mi lengua materna (que ya es un ejercicio de por sí), el mérito de no perder fluidez se lo atribuyo a los canales franceses, a mi familia en España que siempre me habla en francés, a mi marido que se descarga todas las películas en francés y, antes de la crisis de la COVID-19, a mis viajes a Francia y Argelia.

¿Qué es lo que más te sorprendió en tu día a día en España?

Recuerdo que me sorprendía mucho ver que la gente desayunaba pan con tomate y aceite junto con el café con leche, incluso me parecía bastante asqueroso. También me llamaban la atención los horarios tan tardíos de las comidas, ya que en Argelia almorzábamos a las doce y cenábamos a las ocho. Después de mi primer año en España, empecé a desayunar pan con tomate y a almorzar a las dos y media de la tarde.

La vida en un país extranjero –que en mi caso ya ha dejado de serlo– está repleta de experiencias personales, culturales y lingüísticas enriquecedoras que recomiendo a todo el mundo.

Espero que te haya gustado conocer a Amel. Si necesitas ayuda con trabajos de traducción o interpretación hacia francés y árabe, visita su página web http://amelmokdad.com/ .

¡Hasta la próxima entrada!




Alicia González, traductora de español

Alicia González López

¡Hola! Me llamo Alicia y soy traductora especializada en localización de software, páginas web y marketing. Tras 15 años trabajando para otros, me he liado la manta a la cabeza y he fundado mi propia empresa, Prêt-à-translate. Igual que el mismo vestido no sienta bien a dos personas, la misma traducción no vale para todo. ¡Viva el contexto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *







Prêt-à-translate T. (+34) 606 721 782Aviso legalPolítica de privacidadPolítica de cookies